Chipaya: pacto territorial como modelo de organización

El territorio chipaya no es sólo algo físico, sino el sujeto de su desarrollo y un espacio de acción muy significativo para sus habitantes. Los habitantes Uru el Chipaya continúan hoy día en su ancestral tarea de ordenar su territorio, base de su identidad y referencia milenaria, comenzando con la coordinación de las actividades de todas las instituciones públicas y privadas que actúan allá.

En lo que va de año Chipaya ha realizado importantes actividades basadas en el pacto territorial que involucra a todas las instituciones que están presentes de alguna forma en su territorio: en enero 2017 se eligió la Comisión de Autonomía y de Transición, desde el 30 de Mayo se impulsan actividades de coordinación de las instituciones que colaboran en su territorio.

Cuatro áreas han concitado pactos territoriales, en un formato comunidades de prácticas: 1) educación y salud, 2) producción y gestión de riesgos, 3) turismo comunitario y 4) autonomía. En estas comunidades se coordinan actividades desde Chipaya con otros actores de adentro y de fuera del territorio, actores en los diferentes niveles territoriales, como la UTO, la Gobernación, ONG de La Paz y de Cochabamba, empresas, etc.  En esta organización del territorio, la comunidad local no significa localidad encerrada y aislada, sino de va más allá de sus límites municipales. En cada una de las temáticas, un núcleo comunitario de actores locales de las 4 ayllus, encabezados por sus autoridades y personeros del Municipio articulan las contribuciones de otros niveles que los apoyan: la Gobernación, los ministerios correspondientes, la Asamblea Legislativa Plurinacional, de cinco organizaciones (ONGs) nacionales y extranjeras, de universidades nacionales y extranjeras, de organismos de la cooperación internacional. Es un modelo de comunidad que cuenta con pocos referentes en el país y fuera de él.

Estas comunidades multinivel y multiactores, constituidas en torno a la acción, han convocado a todos los actores para evitar relaciones individualistas, duplicidades intervenciones aisladas o superpuestas. Los diferentes actores coordinarán sus actividades entre sí con miras a las políticas de dichas comunidades y sustentarán sus planes de mediano y largo plazo en el marco de las políticas nacionales y locales.

Este trabajo tendrá varios hitos o momentos de revisión a lo largo del año, en cada una de las comunidades definidas y las responsabilidades asumidas por cada uno de los actores. Para ello se han construido detallados marcos de acción con contenidos y acciones concretadas y actores responsables de las mismas.

Destaca en esta experiencia el alto reconocimiento y político del Honorable Alcalde que le otorgan las autoridades originarias, 4 hilacatas y sus mamatallas, y la población.  A la inversa la población y el Municipio prestan un alto reconocimiento a las autoridades comunales. Así la autoridad municipal, de 5 años de gestión, se complementa con las autoridades comunales que se renuevan cada año, conjugando la continuidad con la renovación y participación permanentes. Los avances en cada una de estas comunidades se reflejarán y documentará de forma constante en la Página Web en el espacio de las cuatro comunidades. Pensamos que merece la pena tomar en cuenta esta la experiencia a la hora de construir su forma de organización autonómica.

El pacto territorial desde Chipaya reúne fuerzas y recursos internos y articula actores y recursos de otros niveles territoriales, único camino en búsqueda de soluciones contra la pobreza y el redescubrimiento del capital interno de la cooperación; finalmente logra alianzas con instituciones solidarias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *